PROBLEMAS FILOSÓFICOS

 

Dentro de uno mismo

 

¿Qué es lo que es el ser?

 

Que difícil, todo está tan tapiñado en el ser

de modo que es difícil deducir el ¨sino¨ del ser.

 

¿Qué es lo que al fin es?

 

La filosofía busca y desea expresar la verdad

más frente a la esencia del ser; el misterio del ser,

por ello, es ciertamente esencial la patente del ser,

que genéticamente está más protegida que la patente de la Coca Cola.

 

Al abordar la pregunta del ser desde la antigüedad

se cae en la cosificación cuya significación

aún no logra real significación

por ello, continua la pregunta sin una clara respuesta.

¿Qué es lo que es el ser?

 

 

 

 

 

Antes de las palabras

 

La política cópula permanentemente con la palabra engaño, donde zonzamente llamamos política a un encantamiento; ignorando que el surgimiento de la política es radicalmente una vocación de servicio.

Así, aquí y allá van los políticos hiriendo con la lengua y manipulando el lenguaje, a pesar de las heridas los pueblos siguen copulando con el lenguaje del absurdo y el espanto.

Busquemos una tregua entre pueblos y dirigencias para hurgar más afondo y ver los hilos que ensartan el fondo en la nación y preguntémonos:

¿Hay conciencia y atención a nuestra misma existencia?

Vieja es la metáfora del abismo, más en política criolla siempre la soga y el hilo están demacrados o deshilachados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Conjeturas insignificantes

 

Que el olvido borre nuestra existencia.

La humanidad debe consolidar más austeridad

sino la tan anhelada inmortalidad humana será consumismo y pena.

 

La humanidad, dicen ha sobrevivido millones de días

y afianzada en ese cortoplacismo

piensa que seguirá inhalando y exhalando más veranos,

ya que ignora el pavor que le puede deparar

su pretenciosa supremacía cósmica.

La vida se va ahondando entre ayeres,

el cuento humano del Homo sapiens

también se va asfixiando

ya que la realidad es mayor

que sus propios conocimientos y creencias

olvidándose que; de hambre, sed y muerte

esta también hecho su destino y el paraíso.

 

He decidido alegrarme, sumergido entre los arrabales del arte

ya que el buen jugador gobierna su destino entre ganas y mística.

 

 

 

 

 

 

¡Solo la duda!

 

Solo la duda,

aclara nuestro destino.

 

Solo la duda,

trae exigencias

como las que ahora estoy escribiendo.

 

Entre tu alma y la mía;

la ansiedad que nos consume

con muchos deseos encendidos.

 

Así es la vida,

solo la duda que se nos cruza,

nos interroga y nos hace aprender a saber existir.

 

 

¡Solo la duda!

 

 

 

 

 

 

 

 

Legitimidad y razones para amar

 

Has de saber hermano,

que el acto más heroico

es aprender amar.

 

El amor es una razón profunda del ser.

 

El amor como fin de vida

debe llevar misericordia y justicia.

 

No hay que tener alma santa ni pura,

sino agallas para vencer el desasosiego emocional.

 

Eh allí el mayor fin humano:

alcanzar el amor,

cosa que cada quien debe lograr

con liberal y valeroso arrojo,

desnudando cualquier ultraje

en contra de la ventura de amar.

 

 

 

 

 

 

 

Sobre la poesía heroica

 

Ni las ideas ni las pasiones

constituyen la verdad.

 

El pensamiento humano debe confrontarse,

entendiendo que la Constitución de la verdad

es una búsqueda cuasi eterna.

 

En tal sentido, siempre reflexionamos

sobre el espíritu humano en forma abstracta:

entre dioses, ateísmos, guerras y conflictos.

La verdad es que solo acrecentamos

la santa fe y el belicoso discurso de la humanidad.

 

Para mayor explicación:

Lo humano se ha debatido entre religiosos militarismos

y dogmáticos desencuentros,

que se han opuesto al amor

en nombre de la idea vaga de la bendita paz,

despreciando las virtudes de la fortaleza espiritual,

fundiendo totalmente el verbo no como acto de creación,

sino de destrucción.

 

 

 

 

La pax amatoria

 

Indudablemente, el amor es una andadura quijotesca

de participación activa,

que no deja malear su esencia.

 

El amor se lo vive

en términos desprovistos

apostando día a día vivirlo intensamente.

Por ello, quien busca la honra

se calza el traje del amor;

precisa y precisa garantía de fidelidad y honor.

 

Analogando a Don Quijote:

Un loco no es alguien que se ha quedado sin razón,

por eso sostengo, que un loco es alguien que se ha quedado sin amor.

El amor reclama prudencia y nobleza para su sabia existencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Masas arrinconadas

 

Un género engañador domina el reino de los hijos del cielo,

como ovejas que parecen saber lo que quieren;

aunque el hambre y la desnudez los atosigaran,

la derrota en este duro cautiverio de infierno humano

parece que los juzga.

Con tal efecto, los pacifismos religiosos o los Mesías y mecenas políticos, que dejan en nombre de los dioses o de las leyes sociopolíticas vilipendiar a la masa ovejuna.

 

Aquí, yo como ovejuna oveja,

con un chispazo de pasión natural pregunto:

¿Este mal y esta deshonra seguirá ampliamente desarrollando la vida de los seres humanos?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Interrogación poética

 

¡Ay de los poetas!

en vano fatigamos la poesía

si de un modo ambiguo o nebuloso

no nombramos al amor como fuente de transcendencia.

 

La esencia de la poesía es transcendente

aunque la vida del Poeta sea ilusoria,

limitada o menguante.

La poesía es un pequeño fragmento metódico

de las alusiones y conjeturas humanas.

 

La poesía es una increíble licencia para la creación

y sus párrafos deben ser objeto y abreviatura

para la sinopsis perfectiva de la cósmica humanidad.

 

Vivamos un despertar poético

el presente es indefinido

más la poesía es humanamente

una transcendental recurrencia.

 

 

0:00
0:00