Poema volcánico

En el barro muchos truenos
paridos por un edén volcánico.

Emigra la lava por las laderas,
solo queda el silencio en soledad.

Fuego saliente y reluciente,
la lava es un manojo de ostias
que crece como levadura para ofrendar al cosmos.

DESAPARECERÉ:

0:00
0:00