SEÑALES

Mi propia profecía es mi única verdad.
Nada es verdad si no se encarniza.

Allí mi vida galopa,
venciendo cada peldaño
mientras lo que aspiro es la alegría.