Sencillez del augurio

Decía, mi abuelita Aurita:

La educación sentimental,
tiene una sola y simple razón: “No sufrir”.

TRABAJOS DE BUENOS AIRES:

0:00
0:00