Desandando

Una ofrenda
no basta para encontrar la paz.

La paz nace en el alma,
y viaja como una cajita de música.

¡Ay, los hombres!
Fugaces, efímeros, superficiales,
no tienen suficiente sed para desandar.

Garza Roja / 2015

Pro verbos:

0:00
0:00