Corporalidad

Tu silueta muda
viaja entre la luz de mis sueños.

¡Oh noche, cómplice de esta escena!

Aquí estoy temblando
y construyendo a solas este rito.

¡Oh noche, cómplice de esta alegría!

Renuncio a los libros y a otras tentaciones,
solo en tu oscuridad descubro
mi inmensa deuda con la finura de tu corporalidad.

Garza Roja, a 10 de Enero del 2009.

DULCE IMPÍA: