Frutal

La codicia carnal…
¡Aleluya! ¡Llega con más hambre!

El amor se gesta
sin vociferaciones ni angustias.

No somos criaturas perversas,
solo paranoicos amantes
alentados por un nuevo carnal frutal…

¡Aleluya!

¡Que vuelva a emerger la codicia carnal!

Garza Roja, a 10 de Febrero del 2009.

DULCE IMPÍA:

0:00
0:00