CUARESMA POÉTICA

 

Vital el Poeta frente a lo efímero.

¿Qué sería la vida sin la muerte?

Quizás solamente vacío.

Aquí todos encerrados entre pintorescas angustias,
sin reconocer que solo somos unas encimas cósmicas y cómicas.

Un pandemónium siempre será el canto humano.

Reza y reza,
recreándose y recriminándose
entre cuaresmas y cuarentenas que lo alivian
pero que no lo curan.

El día del Poeta es el día de la palabra,
pero sobre todo del silencio.

Reza – cuaresma – reza.

La poesía será siempre un acto de cuarentena.

***

Aquí estamos en un cambio de era,
dónde como sociedad, familia o individuo,
tenemos que readaptarnos.
No es el más fuerte el que sobrevivirá sino el que use sus mínimas
o mayores potencialidades en forma inteligente e integral.

***

Este es el momento en que los huéspedes de esta vida
deben entender que la vida no es solamente un proceso de saciamiento,
sino de vaciamiento.

***

No tiene sentido azararse queriendo multiplicar el tiempo,
si no tienes claro, que al segundo
hay que sacarle con ritmo y escansión; provecho.

***

Un hecho relevante sería que los nietos aprendan
de lo que oyeron de sus tatarabuelos.

 

 

DUALIDADES Y MICROENSAYOS SOBRE EL PODER:

0:00
0:00