VIERNES SANTO

 

¡Viernes Santo!

¡Viernes Santo!
Un día de titánicos estremecimientos.

¡Viernes Santo!

¡Viernes Santo!
Una letanía mística
que corona la aureola humana.

¡Viernes Santo!

¡Viernes Santo!
Un canto a la hombría
y a la cobardía humana.

¡Viernes Santo!

¡Viernes Santo!
Un nimbo patético
que circunda nuestro tránsito humano.

¡Viernes Santo!

¡Viernes Santo!
Dios hecho hombre tatuó con su sangre
su prominente representación colectiva
entre los campos humanos.

¡Viernes Santo!

¡Viernes Santo!
Las masas creyeron que él
los había exaltado a ser ellos mismos
y por ende forjar su espiritualidad.

¡Viernes Santo!

¡Viernes Santo!
Aquí y allá esa multitudinaria fe inmovilizada
sin poder tener ningún sobresalto.

¡Viernes Santo!

¡Viernes Santo!
Claroscura luz,
desde donde emerge el respeto multitudinario.

¡Viernes Santo!

¡Viernes Santo!
Allí en ese único acto
se encuentra condensada
toda una lucha contra la mediocridad
madre de todas las maldades.

¡Viernes Santo!

Orlando

Abril 2020

 

 

DUALIDADES Y MICROENSAYOS SOBRE EL PODER:

0:00
0:00