La luz que declina

 

El amor de los políticos es un timo.
Mira a sus borregos tumbados, no supieron sopesar el detalle.
El porvenir de sus días desaparecerá lentamente.

***

El no Ser – Patria flota en el ambiente.
La ciudadanía es un sobrenombre vacío,
y el individuo no sabe cómo tomarse la revancha.

***

La ciudadanía y sus frágiles variaciones
lo transforman en criatura fascinada por el vaporoso Poder,
que los empantana con sus interesados intereses.

Así emerge el tecnócrata discutiendo sobre ciencias humanas,
recreando a la Patria con sus patrióticos análisis sociológicos
y diagnósticos socioeconómicos con lo que justifican su abultada existencia.

 

Berlín/2016

 

Papyrus:

0:00
0:00