Anestesia Total

Declina toda vehemencia.
El cascarón solo
resiste, a veces, por un buen rato.

El golpe decisivo
lo constituye el vacío.

Amanece el deseo.
Todo sale de la niebla.


Un mágico abandono.
En el interior de cada ser, de cada palabra,
orillas por donde algo se desvanece.

En cada golpe bajo,
el alcanfor que confunde,
la frustración que succiona.

¡Gloriosamente cantan los cadáveres!
Alguien les robó la dicha.
Ahora que están en blanco, están sin peina’o.


1
Te rodearán las impotencias propias y ajenas,
las pretensiones de los que persisten.
Explícito: Tú eres tú y nadie más.

2
¿Está claro?
Tú eres aquel que ayer no eras.
En fin, a partir de ayer te penetró el goce en la lengua… Ya eres.

3
Repetido y repítelo:
Todo pasa y se va;
todo se perderá.
Quizá todo lo tuyo será leyenda.

4
Frente a esta humanidad tan humana,
¿Cuál es el paradigma que lo hace humanizar?…
¿El cielo que aspira, o el deseo que lo etiqueta de pecador?


1
Cargados de arquetipos platónicos,
nos agitamos y nos jodemos.

2
Te sorprenderán algunos recuerdos.
Seguramente, será sustancia vinculante
que te hará reír y llorar.

3
El alma se llena con una balada;
mientras vaga por los vericuetos del limbo,
y las aspas del presente la licúan.

4
En cada vientre florecerá una flor y un fruto.
Lo femenino es majestuoso:
Le hace dar vueltas a todo.

5
Aguas lentas…
Llevan tanto silencio
que todo lo recomponen.

 

Buenos Aires, 2015.

Explora cada epigrama:

0:00
0:00