Plataforma cardinal

Convivir interculturalmente es posibilitar una democracia global, y ese es el desafío político cultural que hay que tejer entre todas las culturas como pilar de la nueva civilización humana.

Hoy, estamos más cerca en nuestra distancia geográfica y comunicacional, sin embargo; la comunidad internacional del norte, del sur, del occidente y el oriente, no superan sus conflictos.

Las comunidades de los diferentes puntos cardinales no logran mancomunarse porque cada uno quiere defenderse culturalmente del otro.

El mundo requiere de un proyecto de convivencia cultural que conjugue las tradiciones de todos, pero que interactúen en globalidad sin negación del otro.

La globalización no puede solo tener un lado tecnológico-comercial, requiere de una definición humanística, que la diversidad cultural de nuestro planeta consolide y aproveche nuestra riqueza antropológica, ya que por fin habremos aprendido a no rechazar al otro, sino a disfrutar de su omnipresencia en forma pacífica y democrática.

La convivencia cultural es una realidad que la comunicación ha acelerado y al mismo tiempo se ha transformado en un gran desafío político, al punto que todos podemos y debemos hacernos reconocer como actores plenos de la mundialización.

Ojalá que la globalización nos articule frente a todos los puntos cardinales, que tengamos claro que este reto humano va a generar violencia, guerras, pero al mismo tiempo es una invitación a la tolerancia y un esfuerzo que tenemos que hacer para comprendernos.

Latinoamérica debe construir su plataforma cultural como un desafío de vanguardia, el saber vivir y construir el espacio para vivir en interculturalidad.

 

NUEVAS TEMPESTADES – ÍNDICE:

0:00
0:00