El vacío

Otro epigrama,
el pasado siempre marca
el hambre de Dios.

 

 

 

DÍAS HUNDIDOS: