Nuestro Innombrable Napoleón

No me avergüenzo de mi ser ni de mi pensar burgués,
peor aun cuando estos cubanillos criollos
están fabricando otra vez un peligroso cataclismo.

Otro año más, Ecuador se proyecta hacia el oscurantismo
con sus ruidosas carreteras, hospitales y escuelas,
que dejan ver caer la última hoja del otoño del Innombrable Patriarca.

Ecuador, castigado por el retrato del Innombrable
para el que han inventado e invertido en una poética historia,
pero con un error de edición: Él es un anacronismo sin razón.

Una Patria de todos y para todos,
pero todo el poder para nuestro “Innombrable Napoleón”.

DÍAS HUNDIDOS:

[/vc_section]
0:00
0:00