La Patria de los jefes de la Manada

Decía José Ingenieros en su obra El hombre Mediocre: “Los países son expresiones geográficas y los Estados son formas de equilibrio político”. Una Patria es mucho más; es sincronismo de espíritu, de corazón, temple y voluntad para el esfuerzo en función de un esfuerzo común. La Patria, prosigue Ingenieros, está implícita en la solidaridad sentimental de una raza y no en confabulación de los politiquistas que medran en su nombre, y hoy amables radioescuchas, unos politiquistas nos hablan de plurinacionalidad no para comprendernos mejor sino para que ellos nos gobiernen no solo desde la regionalidad, sino desde la “Plurinacionalidad”.

El Ecuador, temo que ya tiene algunos burócratas: Los Estatales, Provinciales, la de la Ciudad y de la Parroquia, hoy tendríamos otra más, la de la “Plurinacionalidad”. La verdadera transformación e integración de nuestro país y el equilibrio del Estado depende de que nosotros como ciudadanos sincronicemos nuestro espíritu patriótico a través de un proyecto de dignificación común, y que la dirigencia abandone el vil apetito del Poder por el Poder, de lo contrario seguiremos como hasta hoy, construyendo más mentira patriótica que solo sirve para que los mercachifles se enriquezcan.

El sentir patrio, es el espíritu de un país y de una nacionalidad, y este solo se constituye cuando hay seres capaces de sentirla y servirla. La Patria explotará si seguimos permitiendo un modelo de Estado en el que cada cofradía marca su pequeño espacio de Poder, hasta el punto en que dejemos de llamarnos Ecuador.

Este modelo político propuesto en la Asamblea, nos lleva a más jefaturas de la manada, a un país donde la política se ha degenerado convirtiéndose en profesión, donde los pueblos caminan sin ideales y los políticos medran del presupuesto, SINQUE se lucha por la excelencia. Como dice el mismo Ingenieros: “Nadie sueña, todos tragan”.

Nadie piensa…

Lo único, amables radioescuchas, es que habrá más tragones y lucrantes ladrones.

DESAPARECERÉ:

0:00
0:00